Más de 1000 personas detenidas durante protesta en Francia

Francia, diciembre 09 de 2018 ( COMUNICA ).- Unas 125 mil personas se manifestaron en todo Francia contra el aumento a los precios en la gasolina, por cuarto fin de semana consecutivo, lo que dejó un saldo de mil 385 personas detenidas y 118 heridos.

Pese al despliegue policial, los inconformes reunieron a más personas que la semana pasada, cuando salieron 36 mil en todo el país.

Esta ola de manifestaciones comenzó el 17 de noviembre en oposición a un aumento de los impuestos a los combustibles, posteriormente se sumaron paramédicos y estudiantes, lo que se convirtió en un rechazo al gobierno del presidente Emmanuel Macron.

Por esto, Macron desplegó 89 mil policías en todo el país y movilizó por primera vez los vehículos blindados de la Gendarmería Nacional para apagar barricadas, contener a manifestantes y evitar actos de vandalismo.

Las movilizaciones crecieron a pesar de que esta semana el mandatario anunció la suspensión parcial de la medida, y congeló los precios de gas y electricidad durante los próximos seis meses.

Esto no bastó para aplacar la ira de los chalecos amarillos, un movimiento heterogéneo y sin líder, que ahora reclama al gobierno que baje los impuestos y suba el salario mínimo y las jubilaciones.

Si bien la mayoría se manifiesta sin violencia, los más radicalizados, sobre todo miembros de grupos de extrema derecha y extrema izquierda, irrumpen en las protestas y se enfrentan a la policía.

En la zona de los Campos Elíseos, los manifestantes intentaron prender fuego a la fachada de un centro comercial de lujo, quemaron coches y lanzaron proyectiles a las fuerzas de seguridad.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, condenó las escenas de caos y los daños en esta jornada de protestas.

“¡Es inimaginable que revivamos esto!”, expresó en un tuit.

La Torre Eiffel, el museo del Louvre y numerosas tiendas estuvieron cerradas y protegidas con tablas de madera, algo insólito en el periodo prenavideño.

Algunos de los detenidos llevaban máscaras, martillos y adoquines.

Aunque la calma prevaleció por la mañana en el resto del país, por la tarde comenzaron los enfrentamientos en algunas provincias.

En Burdeos una marcha degeneró al final del recorrido con el lanzamiento de cocteles Molotov por parte de los manifestantes.

La violencia empañó también las protestas en las ciudades de Lyon, Saint-Étienne, Marsella y Toulouse.

Además, varias carreteras y autopistas estaban bloqueadas en todo el país así como en la frontera franco-española, los chalecos amarillos montaron una barricada selectiva que bloqueaba el paso de los camiones procedentes de España.

El ánimo de los inconformes se extendió a Bélgica, donde fueron arrestadas más de 400 personas, quienes arrojaron piedras y petardos, y dañaron comercios y automóviles.
 
JCAC